Taller de pintura libre

 

Mediante la ocupación más intensa y preferida del niño, el juego, trataremos de realizar en cada taller el trabajo que es conocido para el artista, la diferencia entre fantasía y realidad…se pretende que cada niño exprese las emociones sobre un papel o lienzo, plasmando en éste sus propios productos emocionales  a través del color, formas y movimientos. Con la ayuda de este soporte obtiene el niño una composición más amplia y diferente de sus emociones.  Puede así observar su creación, mostrarlo a los demás compañeros y compartirlo.

A través del  juego ahora el niño, en su mundo propio de fantasías, tiene la posibilidad de manejar un orden que le agrada, desde el que puede expresarse y comprender sus emociones más acorde a la realidad, nuestro objetivo final.

Las dos prácticas siguientes se unifican en la clase en búsqueda  de la fluidez armónica en la que el niño y el grupo se sienta cómodo y seguro para expresarse.

  • Se realizan juegos de respiración y atención a la naturaleza de nuestros sentimientos buscando el equilibrio y flexibilidad físico necesario para encaminar al individuo, grupo, a la libre proyección emocional.
  • Cada individuo, ante la estimulación del pintor, toma su propia decisión en plasmar la vivencia de forma libre, elegirá los colores deseados y podrá exponer cuestiones técnicas, en muchas ocasiones se formaran grupos o subgrupos de trabajo colectivo.

Técnicas: figuración – desfiguración – abstracción

La última parte está dedicada a devolver al grupo pequeñas observaciones sobre su conducta y el trabajo realizado, reforzar el concepto de aprendizaje y el beneficio físico y mental que proporciona poder expresarse desde el corazón.

 

                                                                                                                               Oscar Javier Valbuena Sanz

   Alicante Octubre 2016